Internacional

Ecuador: el programa económico de Daniel Noboa sufrió una dura derrota

23 Abr, 2024 Leonel Sánchez Alpino

El Presidente sufrió una derrota en dos preguntas clave del referéndum: los ecuatorianos rechazaron al arbitraje internacional y el regreso al trabajo fijo por horas.

Nadie convoca un referéndum para perderlo. Es una máxima de la ciencia política. Las consultas populares están diseñadas para investir al líder con la legitimidad popular de un resultado en las urnas, un resultado contra el que ningún opositor tenga réplica. Y sin embargo Daniel Noboa, el flamante presidente ecuatoriano, el émulo de Bukele, se estrelló contra la realidad.

En las dos preguntas fundamentales, las dos que estaban en disputa y las dos que atañían al modelo económico del Presidente, la población dijo NO. Dos tercios de los ecuatorianos respondieron NO al arbitraje internacional (64,9%) y NO al regreso al trabajo fijo por horas (68,8%).

El resto de preguntas, todas ellas relacionadas con la seguridad ciudadana, eran de carácter incuestionable y sobre ellas no pesaba un debate político. En ellas el Presidente Noboa obtuvo el previsible apoyo derivado del clima de inseguridad que vive el país. Lo confirma el hecho de que las preguntas A y F, relacionadas con el papel de las fuerzas armadas en el control de la seguridad, fueran las más respaldadas, con un 75% de apoyo.

Este resultado dual, de un lado apoyo en el refuerzo de las políticas securitarias de Noboa y de otro rechazo al modelo económico del Presidente, demuestra que un porcentaje importante de la población ecuatoriana es -como diría G. Lakoff biconceptual, proclive a ubicarse en distintas posiciones en función de las materias, a escapar al molde simplificador que intenta imprimir la polarización política: o con Noboa o contra Noboa, o correísta o anticorreísta.

Efectivamente, hasta un 69% de los ecuatorianos votó en contra de la legalización del trabajo por horas (una cuestión por cierto sobre la que Noboa habría cambiado su posición respecto a la campaña electoral), doblando la base electoral del correísmo (32% en las últimas dos primeras vueltas presidenciales), mientras que por el contrario la base electoral del correísmo -al menos parte- apoyó el refuerzo del papel de las fuerzas armadas en materia de seguridad.

El resultado obliga a un cambio en la estrategia política del presidente Noboa si quiere reelegirse en febrero de 2025. A solo diez meses de las próximas elecciones presidenciales, Noboa se enfrenta un dilema clave: mantener o no su política económica.

Con el voto popular en contra, mantener el rumbo económico neoliberal supondría una seria amenaza a sus posibilidades de reelección. Por contra, no hacerlo pudiera exponerlo a las críticas de los grandes medios de comunicación, principales exponentes en la presión neoliberalizadora.

Sobre la escena pende además un elemento añadido. El victorioso rechazo a las dos preguntas de corte económico fue capitaneado por el correísmo, que saldría reforzado de esta disputa. Este apoyo a las tesis correístas llega justo en el momento en el que el gobierno había recrudecido la cacería judicial a la que viene siendo sometido este movimiento político desde la llegada al poder de Lenin Moreno.

Comentarios