Estudiantes

Clásico sin victoria pero con miras claras hacia el futuro

25 Feb, 2024 Ju Fux

En un partido aguerrido, Estudiantes superó a Gimnasia pero no logró concretar. Más allá de no poder ganar, se lleva algunas cosas más que solo un punto.

Estudiantes llegó al Bosque cómo único escolta de su zona y tenía como meta alcanzar la cima, aunque sea por unas horas. Para ello, Domínguez pudo elegir entre lo mejor del plantel, ya que no tenia bajas por lesiones ni tarjetas, así que formó con: Matías Mansilla; Eros Mancuso, Federico Fernández, Zaid Romero y Gastón Benedetti; Santiago Ascacibar, Enzo Pérez, José Sosa y Javier Altamirano; Javier Correa y Mauro Méndez. 

Al conjunto albirrojo le costó entrar en partido, ya que enfrente tuvo a un Gimnasia que salió a buscarlo con presión alta y plantándose en campo contrario. Más allá de mostrar pinceladas de jerarquía colectiva y capacidad individual, Estudiantes recién pudo tomar los hilos del partido tras el gol anulado al local.

El León empezó a crecer a partir del pie a pie del chileno Altamirano, un Javier Correa incisivo, José Sosa jugando simple, la recuperación del 'Rusito' Ascacibar, y el oficio de Enzo Pérez. En esa segunda mitad del primer tiempo, tuvo varias situaciones claras, en los pies y la cabeza de Javier Correa, una media vuelta de Mauro Méndez, y una clarísima de Altamirano que se perdió por arriba del travesaño. Pero para mal de Estudiantes y bien de Gimnasia, el primer tiempo terminó en tablas.

El complemento se caracterizó por un juego disputado, sin tanta claridad de ninguno de los dos lados, donde con sus armas ambos lo quisieron ganar. Aún así, Estudiantes tuvo las dos más claras: una que el arquero Insfrán rechazó con la cara y otra que Mancuso definió ancho.

Eduardo Domínguez, con el correr del segundo tiempo y viendo que sus dirigidos no lograban romper el cero, realizó cambios en búsqueda de llevarse los tres puntos, así fue entonces que, cuándo Mauro Méndez dejó de gravitar, mandó a la cancha a Edwuin Cetré, que con su gambeta y velocidad le causó problemas a la defensa tripera.

Más tarde entró Thiago Palacios (otra promesa del Pre-Olímpico Sub 23 llegada en el último mercado de pases), que mostró cosas interesantes en su segunda actuación con la albirroja; y por último, hubo cambio ídolo por ídolo: ingresó Guido Carrillo por el Capitán José Sosa, buscando aportar presencia en el área, sin embargo las oportunidades para que el 9 no aparecieron.

Sin muchas más novedades, terminó en cero una nueva edición del clásico platense, que pese a la ausencia de goles, tuvo varias emociones.

Para el hincha el empate tiene gusto a poco, porque entiende que Estudiantes fue más que su rival, sin embargo en una fecha de pocos ganadores en su zona, sumó un punto que le aseguró continuar cómo escolta, y se sigue afirmando cómo equipo en un semestre que recién comienza. Da la sensación que si traduce en goles sus llegadas y ajusta algunos desacoples defensivos va a dar que hablar.

El Pincha tendrá una semana larga para trabajar el partido contra Godoy Cruz en Mendoza, el hoy por hoy puntero de la Zona B y conjunto con más puntaje de toda la Copa de la Liga. Por lo tanto, Estudiantes empieza a entrar en clima de lo que será el resto del semestre: finales todos los partidos.

Comentarios