Estudiantes

Triunfo con firmeza y autoridad

03 Mar, 2024 Facundo Benitez

Estudiantes ganó un partido vibrante y clave en Mendoza. Superó por 2-1 a Godoy Cruz con goles de Palacio y Altamirano, para seguir sumando pensando en los cuartos de final.

Por Pedro Sánchez Trapes.

En la previa se habló de la importancia de volver a sumar de a tres luego de no poder hacerlo en el clásico platense, y encima, hacerlo en casa del puntero de la zona. Estudiantes, realizando una tarea acorde a lo que manda su historia, supo imponerse en el juego. Tuvo momentos de lucidez como también de desatención, pero por suerte para propios, fue mayor el porcentaje de la primera. Y cerró su actuación con mucho oficio, aunque sufrió para ganar.

Domínguez decidió realizar variantes respecto al habitual titular. De movida salieron a la cancha Eric Meza (en reemplazo del lesionado Mancuso), Carillo (por el otro lesionado, Javier Correa), y también realizó dos variantes tácticas, Cetré y Tiago Palacio por Méndez y Sosa, buscando mayor explosión, como también sumarle minutos a unos y restándole a otros, a fin de equilibrar cargas en un semestre que va tomando cada vez más calor.

El partido empezó con un equipo mendocino confeccionado por un mix entre titulares y suplentes, debido al reciente compromiso que disputó por Copa Libertadores. Estudiantes olió sangre y atacó enseguida, y en los primeros segundos Cetré ya había causado dolores de cabeza en la banda izquierda del local, y al minuto y medio de juego encontró la supremacía en el marcador gracias a una definición cinco estrellas de Altamirano, que se tomó un tiempo más para enganchar hacia el medio, hacer deslizar la marca que llegaba desesperada, y quedar de frente a un Ramirez que no pudo hacer nada para evitar el gol.

Durante los minutos siguientes el León pudo ampliar su ventaja, pero tanto Palacio como Meza desperdiciaron sus chances. Pero el conjunto platense seguía dominando al local, que apenas era una sombra de lo que supo ser. Para su peor, a los 38 minutos Altamirano pone una pelota cortada para la carrera de Palacio, que llega exigido, y de un toque pasa la pelota por entre las piernas de Ramirez para que toque el palo y vaya al fondo de la red. El 2-0 le quedaba mucho mejor al primer tiempo, donde recién el local llevó peligro al arco de Mansilla sobre el final del primer tiempo.

Sin embargo, las cosas iban a cambiar en el segundo tiempo, ya que Oldrá acusó recibo y regresó al campo de juego con dos modificaciones y una actitud diametralmente opuesta a la observada en la primera parte. Tal fue así, que tras varias ocasiones de peligro, a los 52 minutos de partido llegó el descuento en los pies de Altamira.

Luego del gol de Godoy Cruz, el partido entró en una meseta, hasta los 61 minutos, cuando ingresaron Zuqui y Sosa por Pérez y Palacio, lo que le permitió a Estudiantes empezar a manejar nuevamente el juego, donde pudo haber marcado un gol más, lo que le hubiese llevado mayor tranquilidad para afrontar los últimos minutos, los cuales con arremetidas del Tomba, sufrió para poder traer el triunfo a La Plata, con gol anulado incluido tras una clara mano.

Terminó el partido y todo fue alegría para el pueblo pincharrata, que tiene un equipo cada vez más consistente. Ahora, ya piensa en una nueva final, como será la del miércoles próximo, en apenas 72 horas, de local contra Platense, último en UNO antes de la final con River.

Ganó una final, pero esto recién empieza.

Comentarios