Entrevistas

CECIM: una vez más en el corazón de la batalla por nuestra Soberanía

02 Abr, 2024 Ju Fux

Por Julieta Fux.

Libertad y Patria: las ideas que articularon el surgimiento de nuestro país, hoy están más vigentes que nunca. En los nombres de las principales fuerzas políticas y en los videos con más reproducciones en youtube, estas palabras se repiten disputando sentido. En el Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas (CECIM), lo tienen en claro, no se puede hablar de Patria o Libertad sin una idea más, Soberanía. 

Por eso, y con motivo de los 42 años del inicio de la guerra de Malvinas, charlamos con Jeronimo Guerrero Iraola, abogado del CECIM, para visibilizar cómo se construyen desde los espacios de memoria, acciones con un impacto directo en el hoy.

“El contexto del cuadragésimo segundo aniversario de la Guerra de Malvinas es particular, en la política nacional recupera terreno el colonialismo llevando adelante un plan sistemático de entrega de la soberanía y en ese marco el centro de excombatientes, más allá de trabajar por la consagración de la Memoria, la Verdad y la Justicia, por situar a la Guerra de Malvinas como un capítulo más de la dictadura cívico militar o por las demandas sectoriales de los ex combatientes, trabajamos en robustecer una posición en torno a la consolidación de un modelo de soberanía, con su pedagogía e intervenciones”, expresa Jerónimo.

“En este contexto de entrega de soberanía que propone el gobierno, desde el CECIM se impulsó un amparo colectivo que logró la inconstitucionalidad del artículo 154 del DNU 70/2023”, agrega. Este artículo derogaba la Ley 26.737 de Régimen de Protección al Dominio Nacional sobre la Propiedad, Posesión o Tenencia de Tierras Rurales más conocida como Ley de Tierras, una legislación sancionada por el Congreso en 2011, que prohíbe la adquisición de tierras rurales que contengan o limiten con cuerpos de agua y establece un límite a la compra de hasta 1.000 hectáreas de tierras rurales por parte de ciudadanos extranjeros en la zona centro del país o una superficie equivalente según la ubicación territorial (esto fue ratificado por cada provincia). La ley, además, fija un 15% del total del suelo argentino como tope para la posesión de campos en manos extranjeras, tanto físicas como jurídicas, con el objetivo de frenar la extranjerización de las tierras.

“Cuando escuchamos a Javier Milei anunciando por Cadena Nacional el DNU, lo primero que advertimos es que es inconstitucional, todo el decreto, de hecho si uno mira el fallo que obtuvimos hace algunos días en que se declara inconstitucional el artículo 154, los fundamentos son perfectamente aplicables a todo el DNU”, afirma Guerrero Iraola sobre esta nueva gesta del CECIM.

“Mientras escuchábamos el anuncio surgió la idea de accionar contra la derogación de la ley de tierras y así lo hicimos los últimos días de diciembre. Primero obtuvimos una habilitación de feria, luego una medida cautelar en feria, que suspendía la entrada en vigencia de ese artículo del DNU, es decir que frenaba de hecho la compra de más tierras por parte de extranjeros. Pero unos días después el recurso fue declarado inadmisible, apelamos y hace unos días obtuvimos una sentencia que declaró la inconstitucionalidad del artículo 154, en un fallo muy interesante porque en primer término entiende que los excombatientes de Malvinas tienen legitimación procesal para defender la soberanía nacional, eso es un gran logro desde lo jurídico e institucional de nuestro organismo, pero por otro lado entiende que la soberanía es un bien jurídico que merece tutela, es decir, la soberanía tiene estatus de bien jurídico a tutelar por la sociedad, por el pueblo argentino”, indica el abogado platense.

“Obviamente los excombatientes tienen una posición específica para la defensa de la soberanía nacional, pero en definitiva el fallo entiende que para una discusión tan central como es la ley de tierras, que está orientada al ordenamiento territorial nacional tiene que haber de mínima una gran discusión en el Congreso de la Nación que es el seno donde se deben discutir estas cosas. La Cámara Federal de Apelaciones La Plata entendió que no existe ni la necesidad ni la urgencia en los términos en los que los que establece la Constitución”, afirma. 

Construir soberanía hoy

El trabajo que impulsa diariamente el CECIM aporta en la construcción de soberanía nacional y está lejos de limitarse a iniciativas defensivas, en ese sentido, desde hace algunos años impulsan el proyecto Pesca Social. “Nosotros partimos de que con hambre no se puede pensar, como dice la canción y que existiendo los recursos para acabar con el hambre no podemos cruzarnos de brazos ante la omisión estatal”, explica Guerrero Iraola. 

“Hay un precepto: la biomasa, es decir los pescados, son el único recurso que es todo del Estado por ley, es decir, es un recurso del pueblo argentino, el conjunto de peces que están en aguas argentinas son de las y los argentinos, aquí no hay una inversión privada, para contar con este recurso hay obviamente que cuidarlo, tenemos que ser respetuosos del ambiente y de los ciclos de reproducción de esa biomasa, pero esta circunstancia no impide que nos beneficiemos de su explotación”, explica Jerónimo.

“Históricamente la pesca es una práctica orientada a la exportación, hay empresas que están generando mucha riqueza a costa de recursos de todos, y esto en principio no está mal pero sí tiene que tener una contraprestación con una dimensión social, si hay muchas empresas que a partir de un recurso de todos obtienen ganancias, que una parte de eso vaya orientada a alimentar a los pibes y pibas porque es lo que el pueblo necesita”, agrega. 

“Creemos que los recursos del país, tienen que estar destinados a alimentar a los pibes y pibas, brindándoles las posibilidades de acceder a una proteína animal de calidad. Sabemos que en los primeros años de desarrollo acceder a una proteína es elemental para el desarrollo encefálico, entonces nos parece que es una buena forma de poner en discusión la política de pesca”, afirma.

“Además, volviendo a la soberanía, es también visibilizar que hay una Argentina oceánica, que nosotros tenemos una enorme extensión territorial pero que también tenemos una gran extensión oceánica. Tenemos otra Argentina en el océano Atlántico. Y allí hay muchísimos recursos. La pesca, los minerales, los hidrocarburos, un montón de recursos que son también una vía al desarrollo y hay que generar una conciencia marítima Argentina”, exclama el abogado del CECIM.

“En definitiva, si bien el contexto actual puede parecer de resistencia es también de necesidad de avanzada para un proyecto que pueda contraponerse al de Milei y Villarruel, un proyecto de consolidación y robustecimiento de la soberanía, y en esto la potencia, que el que el CECIM, los organismos, Madres, Abuelas, Hijos, familiares, han ido logrando a través del tiempo una coherencia, una perseverancia en las dinámicas de participación, que han logrado que se vaya construyendo un sentido que entra en disputa con la apología del negacionismo, y de la venta de la patria”, exclama. 

“Los Organismos, cómo el CECIM, han logrado contraponer un conjunto de ideas, de acciones, una ética que interpela a una gran parte de la sociedad. Cuando uno logra esa sinergia y hacer síntesis en ese sentido, se construyen las condiciones necesarias como para trascender la mera recordación de una efeméride. Pasas de la placa de bronce a ser una fuerza viva que interviene en el desarrollo de determinadas políticas y pasas a ser una referencia también para quienes están buscando algún horizonte a la hora de dar la discusión”, expresa. 

“Este es un es un aniversario particular y esperamos mucho acompañamiento de la sociedad civil, de los sectores de la política, de las instituciones, de la ciudad de La Plata porque el CECIM se ha convertido en un faro en materia de soberanía y de trazado de políticas transversales, porque la soberanía es una política transversal”, finaliza Guerrero Iraola. 

Comentarios