Internacional

La estrategia de la izquierda para ganar las elecciones en Francia

18 Jun, 2024 Leonel Sánchez Alpino

El Nuevo Frente Popular presentó un programa de 150 medidas de gobierno. Aparece como la única alternativa para evitar el triunfo de la extrema derecha.

La izquierda logra en cuatro días un acuerdo electoral y programático de ruptura con el gobierno neo-liberal de Macron y aparece como la única alternativa para evitar el triunfo de la extrema derecha.

El Nuevo Frente Popular, conformado por La Francia Insumisa (LFI), el Partido Socialista, Los Ecologistas y el Partido Comunista Francés, presentó este mediodía del viernes 14 de junio un programa de 150 medidas de gobierno. Este frente está además apoyado por otros partidos de izquierda, asociaciones, sindicatos y miembros de la sociedad civil.

La unidad lograda después de arduas negociaciones permitió, en un primer momento, llegar a un acuerdo sobre las candidaturas para las 577 circunscripciones electorales: 229 para LFI, 175 para el PS, 92 para los Ecologistas y 50 para el PCF. Todos se presentarán bajo una única sigla y desde la primera vuelta que se realizará el 30 de junio. La segunda vuelta está prevista el 7 de julio.

¿Qué contiene el programa?

En los primeros 15 días, el gobierno del Nuevo Frente Popular tendrá una única prioridad: responder a las urgencias de los franceses. “Vamos a poner fin al embrutecimiento y los abusos de los años Macron. Nosotros adoptaremos inmediatamente 20 medidas de ruptura para responder a la emergencia social, el desafío climático, la reparación de los servicios públicos y un camino hacia la paz en Francia y en todo el mundo” dice el texto definido como “contrato de legislatura”.

Este contrato comienza por declarar el estado de emergencia social:

  • Congelamiento de precios de los alimentos esenciales, la energía y el combustible por decreto.
  • Derogación inmediata de la reforma de las pensiones de Macron y la del seguro de desempleo.
  • Aumento del salario mínimo a 1.600 euros netos y aumento de la pensión mínima hasta el nivel del salario mínimo, aumento de los becarios, los aprendices y estudiantes en prácticas.
  • Participar en las negociaciones comerciales garantizando un precio mínimo para los agricultores y gravando los superbeneficios de la agroindustria y los supermercados.
  • Aumentar el APL( Ayuda personalizada a la vivienda) en un 10%.

Afrontar el desafío climático

  • Declarar la moratoria de los grandes proyectos de infraestructuras de autopistas.
  • Moratoria sobre los megapiletones e introducir normas precisas para compartir el agua entre todas las actividades.

Defender el derecho a la vivienda

  • Reactivar la construcción de viviendas sociales re-invirtiendo los recortes de Macron de 1.400 millones de euros al año a los organismos de vivienda social.
  • Crear los alojamientos de emergencia necesarios para ofrecer una acogida incondicional y, en situaciones de emergencia requisar las viviendas vacías necesarias para alojar a las personas sin techo.

Reparar los servicios públicos

  • Organizar una conferencia para evitar la saturación de los hospitales públicos durante el verano.
  • Restaurar el papel emancipador de las escuelas públicas preservando la libertad de enseñanza.
  • Dar los primeros pasos para que la escuela sea completamente gratuita: comedores, material, transporte, actividades extraescolares, etc.

Inclusión y contención social

  • Relanzar la creación de puestos de trabajo subvencionados para las asociaciones, en particular las asociaciones deportivas y de educación popular.
  • Desplegar los primeros equipos de policía de proximidad, prohibir los LBD (lanzador de balas de defensa), las granadas mutiladoras y desmantelar los BRAV-M (Brigadas motorizadas represivas).

Restablecer la paz en Kanaky-Nueva Caledonia

  • Abandonar el proceso de reforma constitucional (que produjo una sublevación de la población autóctona y varios muertos) apoyando la búsqueda de un proyecto de acuerdo global que ponga en marcha un auténtico proceso de emancipación y descolonización.

Cambiar la agenda en Europa

- Rechazar las restricciones de austeridad del pacto presupuestario.
- Proponer una reforma de la Política Agrícola Común (PAC).

La diplomacia francesa al servicio de la paz

Promover los bienes comunes:

  • Una diplomacia que preserve el medio ambiente, reconocimiento del delito de ecocidio, protección de los fondos marinos, defensa de la gestión de los polos como bienes comunes de la humanidad, apoyar la creación de una justicia climática y medioambiental internacional.
  • Diplomacia al servicio de la salud: defensa del levantamiento de las patentes sobre vacunas y recursos médicos para luchar contra las pandemias.
  • Diplomacia que garantice la desmilitarización y descontaminación del espacio.
  • Adoptar una diplomacia feminista aumentando la financiación internacional para los derechos de la mujer e impulsando la adopción de la cláusula de legislación más favorable en Europa.
  • Hacer cumplir el compromiso de Francia de destinar el 0,7% de su RNB (Riqueza nacional bruta) a la ayuda oficial al desarrollo.

Trabajar por un alto el fuego inmediato en Gaza y una paz justa y duradera

  • Romper con el apoyo culpable del gobierno francés al gobierno supremacista de extrema derecha de Netanyahu para imponer un alto el fuego inmediato en Gaza y garantizar el cumplimiento de la orden de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que establece el riesgo de genocidio.
  • Actuar en favor de la liberación de los rehenes retenidos desde las masacres terroristas de Hamás cuyo proyecto teocrático rechazamos, y por la liberación de los presos políticos palestinos.
  • Apoyar a la Corte Penal Internacional (CPI) en sus enjuiciamientos contra los dirigentes de Hamás y del gobierno de Netanyahu.
  • Reconocer inmediatamente el Estado de Palestina junto al el Estado de Israel sobre la base de las resoluciones de la ONU.
  • Declarar un embargo sobre el suministro de armas a Israel.
  • Imponer sanciones contra el gobierno de extrema derecha de Netanyahu mientras no respete el derecho internacional en Gaza y Cisjordania.
  • Pedir la suspensión del acuerdo de Asociación UE-Israel condicionado al respeto de los derechos humanos.
  • Permitir la celebración de elecciones libres bajo supervisión internacional para que los palestinos puedan decidir su propio destino.
  • Garantizar el respeto de la soberanía del Líbano y la protección de los 700 ciudadanos franceses que trabajan como cascos azules por el derecho internacional.

Los 100 primeros días

El Nuevo Frente Popular anuncia que después de los primeros 15 días, una sesión extraordinaria se abrirá en la Asamblea Nacional, seguida de una segunda al finalizar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos que se terminaran el 8 de septiembre. Luego de las medidas de emergencia por decreto, la introducción de una gran ley permitirá remontar y mejorar la situación social de los franceses, empobrecidos durante los 7 años de macronismo y 3 años de inflación. Se propone indexar los salarios a la inflación y elevar la Asignación de Autonomía para Minusválidos (AAH) al nivel del salario mínimo y suprimir el impuesto de Macron del 10% sobre las facturas de energía, anular la subida prevista del precio del gas el 1° de julio, fijar un límite máximo para las comisiones bancarias, etc.

Dos leyes importantes permitirán empezar a reconstruir los dos servicios públicos más cruciales: la sanidad y la educación. Por otro lado una ley sobre la energía y el clima sentará las bases de una planificación ecológica. Por último se presentará el primer presupuesto rectificativo destinado a abolir los privilegios de los multimillonarios. Para remediar el hecho de que la fiscalidad es regresiva para los más ricos en Francia, esta previsto re-introducir un impuesto de solidaridad sobre el patrimonio (ISF) "reforzado con un componente climático".

En cuanto a los medios, el programa propone "la independencia de las redacciones respecto a sus propietarios" y pide "garantizar el futuro a largo plazo de un servicio público del audiovisual introduciendo una financiación a largo plazo, clara y socialmente justa que garantice su independencia", en alusión al canon suprimido por Emmanuel Macron en 2022. Otro objetivo es luchar contra la concentración de los medios, pero también "excluir de la financiación pública a los medios que hayan sido condenados por incitar al odio u ofender la dignidad de las personas".

En cuanto a los medios, el programa propone "la independencia de las redacciones respecto a sus propietarios" y pide "garantizar el futuro a largo plazo de un servicio público del audiovisual introduciendo una financiación a largo plazo, clara y socialmente justa que garantice su independencia", en alusión al canon suprimido por Emmanuel Macron en 2022. Otro objetivo es luchar contra la concentración de los medios, pero también "excluir de la financiación pública a los medios que hayan sido condenados por incitar al odio u ofender la dignidad de las personas".

Luchar contra todas las formas de racismo, antisemitismo e islamofobia

“En un momento en que la extrema derecha amenaza, señalamos que los discursos y las acciones racistas, antisemitas e islamófobas se extienden por toda la sociedad y experimentan una explosión preocupante y sin precedentes. No puede haber tolerancia ante tales amenazas y comportamientos, vengan de donde vengan", afirma el Nuevo Frente Popular.

El documento propone dotar a la justicia de los medios para perseguir y castigar a los autores de comentarios o actos racistas, islamófobos y antisemitas, crear una Comisión de Igualdad con un Observatorio de la Discriminación y unidades especializadas en los servicios públicos y los tribunales de apelación, adoptar y aplicar un plan de lucha contra la discriminación especialmente en materia de contratación, salud y vivienda, y aumentar las sanciones.

“El antisemitismo tiene una trágica historia en nuestro país que no debe repetirse. Todos aquellos que propagan el odio a los judíos deben ser combatidos.”

Este aspecto del programa es importante ya que gran parte de los medios, el gobierno de Macron, los partidos de derecha y de extrema derecha atacaron sistemáticamente a los insumisos durante la campaña por las elecciones europeas acusándolos de “antisemitas”, de no pertenecer “al arco republicano”, y hasta de ser más peligrosos que el RN (Reagrupación Nacional) el partido de Marine Le Pen. La frase de Jean-Luc Mélenchon indicando en su blog del 2 de junio que “el antisemitismo es residual en Francia” dio pie a esos ataques y causó un profundo rechazo en la comunidad judía y en una gran parte de la ciudadanía francesa. Los actos antisemitas en Francia aumentaron de 300% desde el 7 de octubre del 2023.

Mientras la izquierda se une, la derecha se fractura

El presidente de 'Los Republicanos', Eric Ciotti (7,5%) concretó una alianza, sin consultar, con el partido de Le Pen y Bardella (31,4%). A pesar de haber sido dimitido por la mayoría de los dirigentes del partido, Ciotti se aferra a su puesto, recientemente apoyado por una decisión de justicia que invalida su expulsión. Por otro lado, Marion Marechal Le Pen hizo lo mismo y fue expulsada por Eric Zemmour, el presidente de “Reconquête”, el partido de ultra derecha que obtuvo 5,5% en las elecciones europeas del domingo.

Emmanuel Macron y sus aliados (14,6%) son los principales perdedores de estas elecciones y la sorprendente disolución de la Asamblea Nacional, anunciada una hora después de conocerse los resultados, causó estupor entre sus filas. La peligrosa apuesta del presidente abre la puerta a una posible victoria de la extrema derecha en Francia. Los intentos de Macron de crear un “Frente republicano” con sus partidarios y una parte de miembros del PS, enemigos de una alianza con los Insumisos, estallaron cuando Raphaël Glucksmann, cabeza de lista del PS-Plaza Pública, defendió el Nuevo Frente Popular así como el ex presidente François Hollande.

El entusiasmo generado por la unidad de la izquierda, sobre todo en la juventud que desde el domingo se manifiesta en plazas de toda Francia, se expresará en gran escala este sábado 15 en manifestaciones llamadas por 5 sindicatos, partidos y organizaciones. El Nuevo Frente Popular es el único que puede evitar que Macron cohabite con un primer ministro de extrema derecha a partir del 8 de julio.

Comentarios