Internacional

Nueva crisis en Ecuador: sin energía y con suspensión de días laborales

18 Abr, 2024 Leonel Sánchez Alpino

Al cabo de una jornada en la que varias zonas del país quedaron a oscuras, el presidente Noboa declaró la emergencia nacional en el sector, provocada principalmente por una fuerte sequía, cortes programados, y pidió la salida de una ministra y la investigación por supuestos sabotajes. 

Una nueva crisis golpea a Ecuador luego de dos semanas de tensiones diplomáticas con México. Ahora el país sudamericano debe afrontar una difícil situación energética. En poco menos de dos días, hubo apagones masivos y extensos, el presidente, Daniel Noboa, expresó que no habría más cortes, luego se desdijo, despidó a una ministra y anunció un programa de interrupción del servicio para partes del país, hasta suspendió la jornada laboral para este 18 y 19 de abril en el sector público y privado, para poder afrontar la reducción de la producción de energía que genera una fuerte sequía. Todo ello, a cuatro días del referéndum nacional que se realizará el domingo, un movimiento clave con el que el mandatario busca mantener su popularidad.

En un principio, el Gobierno de Noboa intentó negar la situación y decidió llamar "desconexiones temporales" a los masivos cortes de luz en distintas partes del país, que el pasado 15 de abril fueron más que extensos. De hecho, en una cronología del portal 'Primicias' es posible verificar que pese a que en febrero anunciaron el "fin de los apagones" desde marzo hasta ahora hubo al menos 9 ocasiones en los que la situación energética del Ecuador se vio afectada. 

Además, se sumó la amenaza de Colombia de reducir la venta de electricidad, para preservar el nivel de sus embalses, dado que la sequía también les afectaba a ellos. La decisión, finalmente, fue confirmada este martes por el mismo presidente, Gustavo Petro, lo que augura un escenario aún más tenebroso para Ecuador. "No estamos exportando porque tenemos toda la térmica en su máximo potencial de generación", afirmó Petro y lamentó la situación. 

Según un primer comunicado del Ministerio de Energía y Minas, debido a la sequía, al mantenimiento de la infraestructura del sistema eléctrico y a la reducción de los caudaldes en los ríos del país, se deberían llevar adelante racionamientos de energía esa noche del 15 de abril el centro histórico de Quito había quedado a completamente a oscuras. Pero los cortes ya habían comenzado en otras zonas de norte a sur, reportó el portal 'El Mercurio', pero que las empresas aludieron a "desconexiones temporales".

En ese momento, Noboa sostuvo que los cortes no se iban a dar y pidió la renuncia de Andrea Arrobo, la responsable de la cartera nacional de Energía. El mandatario había denunciado sabotaje y que funcionarios de alto nivel "ocultaron información crucial para el funcionamiento del sistema nacional energético".

“Nadie a mí me va a cuentear en el último segundo que tenemos que darle cinco horas de apagón a Guayas. Nosotros no vamos a dar más apagones esta semana… Para contrarrestar el accionar de estos miserables nosotros cubriremos el 50% de la planilla eléctrica de los hogares del mes de abril”, anunció el mandatario. A continuación anunció el inicio de una investigación y puso a cargo del Ministerio a Roberto Luque, que también está a cargo de Transporte y Obras Públicas.

El mandatario declaró la emergencia eléctrica por 60 días. Además, dispuso a la Empresa Pública Estratégica Corporación Eléctrica del Ecuador (CELEC EP) que se ejecuten acciones necesarias para la adquisición, el suministro, construcción y la puesta en servicio de los sistemas de interconexión para la incorporación de la generación adicional de emergencia; a las empresas distribuidoras coordinar acciones con la Celec, entre otras cuestiones.  El Ministerio de Energía y Minas confirmó los cortes y aclaró que en la crisis confluyeron aspectos climáticos, planificación, administración y "corrupción histórica". 

Junto con ello, el Gobierno dispuso suspender la jornada laboral para los días 18 y 19 de abril, para "que los sectores estratégicos del Gobierno estén operativos y enfocados al cien por ciento en la tarea de la resolución de la crisis energética", para realizar tareas de mantenimiento en las plantas eléctricas. También se confirmó que la administración nacional será la que solvente el 50% de la factura eléctrica de abril de todos los hogares ecuatorianos, confirmó el portal 'Expreso'.

Por su parte, el presidente del Colegio de indicó que el problema radica en que los embalses están operando al mínimo de su capacidad. Por ejemplo, Mazar, el más grande del país, está tres metros por debajo del límite y está funcionando solo al 35%. "Cosa que no ha ocurrido en muchísimos años. Y eso atenta contra el funcionamiento correcto de esa central", sostuvo Acuña.

A eso hay que sumar que el parque termoeléctrico funciona solo al 50% de su capacidad. Mientras aún no se ha concretado la contratación de nueva generación de electricidad, aunque la necesidad se conoce desde inicios de 2023.

El referéndum nacional

La crisis energética se desató a tan solo cuatro días del referendum nacional con el que Daniel Noboa planea institucionalizar y constitucionalizar la presencia de militares en cuestiones de seguridad interior, en medio de la crisis de seguridad por la que el mandatario declaró el conflicto armado interno. Además, también se prevé hacer una serie de reformas laborales y la vuelta a los arbitrajes internacionales en los tratados bilaterales de inversión, que están prohibidos en la Constitución. 

Ante este escenario, el portal 'Expreso' informó que el Consejo Nacional Electoral solicitó información para poder tomar las medidas pertinentes ante posibles apagones y, su presidenta, Diana Atamaint, solicitó una reunión con Noboa y precisó que será necesario contar con el suministro necesario desde el 18 de abril cuando comienza la votación en el exterior, hasta después del 21 inclusive para llevar adelante el escrutinio.

Comentarios