País

Porqué cuesta tan caro el repelente: los verdaderos motivos tras la disparada del precio

20 Feb, 2024 Leonel Sánchez Alpino

Combatir a los mosquitos sale un 170% más caro en comparación a diciembre.

Uno de los principales problemas del mercado interno en la Argentina es la concentración de productos en un puñado reducido de empresas, muchas de ellas extranjeras, que suelen ofrecer diferentes marcas para simular una mayor amplitud, pero casi todas pertenecen a las mismas compañías.

Dicha característica de la economía argentina, que no es abordada ni cuando se implementan políticas de acuerdo de precios ni, mucho menos, cuando estos se liberan, incluye también a la oferta de repelentes.

SC Jonhson, la firma estadounidense que produce el repelente Off y el aerosol Raid, aumentó sus precios un 170 por ciento desde fines de diciembre a hoy. Si bien hay algunas marcas alternativas, dicha multinacional concentra más del 80 por ciento de la góndola del sector y tiene espaldas para producir en volúmen y a tiempo.

Es decir, al mover precios obliga, de todas maneras, a que los consumidores opten sí o sí por uno de sus productos.

Los que conocen el mercado confirmaron que, en diciembre, el Off de color naranja (de 170 cm3), el menos intenso, costaba entre 1300 y 1700 de precio de lista. Tal el precio sugerido de venta.

Hoy, ese mismo producto no cuesta menos de 3500 o 3700 pesos en grandes supermercados y se vende hasta a 6000 pesos en comercios barriales, donde hay más libertad para manejar márgenes. La variante verde del Off, la más intensa, es aún más cara. 

El Raid, en tanto, se consigue a casi 5000 pesos en los comercios de barrio y algo arriba de los 3000 pesos en grandes supermercados. Aquí hay una particularidad: la empresa que lo fabrica, la misma del Off, ofrece dos variantes casi iguales en volúmen de producto pero a precio diferente. El de 360 gramos que "mata moscas y mosquitos", cuesta 2500 pesos. Mientras que el que tiene 380 gramos y "mata moscas, mosquitos, zancudos", se paga hasta 3200 pesos.

"Están cobrando cualquier cosa, lo que quieren, porque saben que la gente está desesperada buscando el producto", detallan especialistas en economía.

Dicha situación se agravó con la eliminación de la Ley de Góndolas, una medida que forma parte del '"decretazo" que aplicó Milei en diciembre, ya que retira al Estado de la supervisión de garantizar cierto equilibrio en la oferta, y en los hechos permite que sean las empresas concentradas las que dispongan de la gran mayoría de los lugares en las góndolas.

Comentarios