Entrevistas

Un maestro, una pasión: necesita poder operarse para seguir transformando vidas a través de las artes marciales

10 Jul, 2024 Ju Fux

La vida de Miguel Ángel Cabrera es digna de una película, en sus casi cincuenta años de experiencia en las artes marciales se perfeccionó en defensa personal, manejo de armas, Kick Boxing y Muay Thai, siendo está última disciplina su gran pasión, tras un increíble viaje a Tailandia que realizó en 2015. Durante su extensa trayectoria fue actor de 'Titanes en el Ring', guardaespaldas, entrenó a miembros de las fuerzas de seguridad, y actualmente está al frente de una academia de Muay Thai tanto para varones como para mujeres en pleno barrio Mondongo. Necesita una operación de urgencia para seguir enseñando, te invitamos a conocer su historia y a ser parte de ella.

En calle 66 entre 119 y diagonal 79, pleno corazón del barrio Mondongo, se encuentra la academia Lung-Chi-Do, que significa “El camino del espíritu del dragón”. Al cruzar su puerta, cual 'El Viaje de Chihiro', la sensación es que te traslada a otra realidad, directamente a un rinconcito de Tailandia en plena ciudad de La Plata. Es el impacto de un decorado que respeta a rajatabla la tradición de los "templos" donde se enseña Muay Thai en la tierra en la que surgió: junto a los iconos budistas y las banderas del país asiático, no falta incluso una gran foto de Bhumibol Adulyadej, quien fue rey de dicha nación desde 1946 a 2016.

El paisaje se completa con un gigantesco ring, bolsas de entrenamiento y los punch ball, las herramientas con las que el maestro Miguel Ángel Cabrera le trasmite sus casi cincuenta años de conocimiento a sus alumnos, tanto varones como mujeres, que llegan desde diferentes puntos de la ciudad. Cabrera es 12º Khan de Muay Thai (uno de los rangos más altos dentro de la disciplina), por lo que es uno de los referentes más importantes de dicha práctica en el país. Su esposa, Melisa Castillo, no se queda atrás: es 11° Khan en boxeo tailandés, y obtuvo el cuarto lugar en el mundial de 2015, realizado en Bangkok.

Con 67 años, el Maestro tiene un currículum impresionante: acompañó a Martín Karadagian en la década del 80´ como parte del staff del emblemático ´Titanes en el Ring', aprendió diferentes artes marciales y en todos se perfeccionó, a punto tal que trabajó de guardaespaldas y, tiempo después, entrenó a unidades de las fuerzas de seguridad. Pero su verdadera pasión la descubrió en 2009, cuando comenzó a practicar Muay Thai, y desde ese momento su vida está entrelazada con dicha disciplina.

"Nosotros somos los precursores del Muay Thai en La Plata, luchamos contra viento y marea para poder traerlo a la región, porque era una disciplina conocida y fue todo un desafío. Hoy esta humilde academia es conocida a nivel mundial, tengo la autorización internacional para enseñar Muay Thai legalmente y pudimos crear una asociación para la ciudad y actualmente esta creciendo", explicó Miguel Ángel en dialogo con Punto Capital Noticias.

"El Muay Thai me llamó la atención en un primer lugar porque vi muchas cosas reales, es un arte mucho más flexible que otras disciplinas, con técnicas mucho más más fluidas que son muy útiles para la defensa personal, porque pueden usarse muchas partes del cuerpo, no solo puños sino también rodillas, codos, cabeza y hombros, porque el cuerpo entero es un arma para protegerse. Pero me terminé de enamorar de está practica cuando tuve la oportunidad de pisar Tailandia, y me encontré con una forma de sentirla y vivirla completamente distinta, más real, vinculado a valores milenarios", afirmó.

Sobre el viaje, el cual realizó junto a su esposa y a su hijo, agregó que: "Fue cumplir un sueño, nosotros mirábamos videos por YouTube, del maestro Ekger Mono (uno de los máximos referentes del Muay Thai a nivel internacional) entrenando en las playas tailandesas, y decíamos ‘que lindo sería poder estar ahí, trabajando cómo se hace ancestralmente’, y en 2015 fuimos invitados por la Federación Argentina de Muay Thai a viajar a Tailandia, con el agregado de que Melisa fue la única representante mujer, el resto éramos cuatro varones".

"Ella en ese momento no tenía tanta experiencia pero si ya mucha fuerza y firmeza, nunca bajo los brazos, y llegó a disputar el tercer puesto. así que dejó al país bien en alto. Fue un orgullo, porque nosotros somos muy humildes, y el haber tenido la posibilidad de ir a Tailandia a representar a Argentina y salir ilesos prácticamente, cuándo en ese momento Melisa recién comenzaba a practicar Muay Thai, fue muy emocionante", recordó Miguel Ángel con una emoción que se podía observar en su sonrisa y en sus ojos.

"Después de aquella experiencia, muchas veces me han invitado a viajar de nuevo, pero siempre me negué porque eran propuestas individuales, y yo no voy a ir sin mi familia, ellos son lo más importante, acá somos un triangulo, como lo refleja el símbolo de nuestra academia: madre, padre e hijo", afirmó.

"El mayor interés que traje de aquel viaje fue el hecho de poder perfeccionar mi conocimiento para poder ofrecerle una línea de defensa a mi gente, que es lo más importante, darle herramientas a las personas para que puedan crecer, porque la esencia de esta disciplina no es golpearse, es estudiar, es aprender a ser disciplinado, metódico, incorporar valores. La diferencia entre un arte marcial y dos personas que se pelean en la calle es el estudio, es el aprendizaje también de conceptos filosóficos, crecer en sabiduría, acá uno esta premeditando lo que va a hacer, no se trata de tirar golpes, esto es un arte en toda su concepción", narró el maestro sobre lo que le dejó la experiencia del viaje.

"Cuando en esta práctica se llega a ser maestro, no es porque uno es más grande que el otro, sino porque se dedicó años a aprender y formarse para poder después enseñarle también a los demás, y reflexionar en conjunto con los demás. No se puede aprender a pelear sino se tiene definida una filosofía de vida, porque si yo no se quién soy, menos saber quien es el oponente", continuó.

La academia de Miguel Ángel

Por Lung-Chi-Do pasan jóvenes (y no tan jóvenes) que encuentran un lugar de contención, donde el maestro no solo les enseña una disciplina física, sino que brinda herramientas para superarse y crecer en la vida. "Nosotros a este lugar le llamamos gimnasio pero en realidad es un templo, donde se viene a trabajar el cuerpo pero también el alma, la esencia. Acá hay gente que llega con problemas graves, no es que solamente se nota el que quiere distenderse un rato, sino que tenemos casos de personas que vienen a tratar problemas de estrés, situaciones de bullying, hemos tenido gente con problemas de adicción que han venido desde muy chicos y hoy puedo tener el orgullo de decir que son campeones nacionales, sudamericanos y panamericanos, actualmente son padres de familia que muchas veces vienen y nos agradecen, y eso es también una parte fundamental de lo que me enamoró del Muay Thai", detalló Miguel Ángel.

Llamado a la solidaridad

Sin embargo, para poder seguir sosteniendo el espacio, Miguel Ángel necesita realizarse una operación urgente, ya que padece de artrosis de cadera y desgaste de cartílago, estos tienen la función de evitar que choque el hueso de la pierna con el de la cadera, y en su ausencia se genera mucha fricción entre ambos huesos, generándole rigidez en la articulación, dificultad para caminar, y un dolor constante en todo momento.

"He aprendido en la vida que el dolor está en segundo lugar, porque primero está mi labor y aquellos que vienen a nuestra academia para poder estar con su maestro, pero me encuentro en una situación en la que tengo que operarme por segunda vez la cadera porque estoy luchando contra un monstruo que está constantemente dentro mío, y la sensación es como si tuviese un cuchillo caliente clavado en un hueso", describió el maestro.

La operación es urgente y crucial, ya que si no se trata correctamente el problema, el maestro puede quedar en silla de ruedas y con un dolor insoportable. La misma tiene un valor de $2.000 USD (aprox. $2.690.000 ARS) y la fecha de la operación es el martes 16 de julio del 2024.

"Para poder remontar, para poder seguir, yo necesito hacerme esta cirugía, tengo fecha para el 16 de julio, y aunque tenga que andar con pata de palo voy a seguir enseñando Muay Thai, yo tengo que vivir para la gente, mi pasión y el amor que siento por está practica es que me permite ayudar a los demás, tengo que brindar mucho más todavía, sigo mirando adelante y tengo ganas de vivir", agregó.

Cómo colaborar

Se puede enviar un donación a la siguiente cuenta:

CBU
0000003100058723153811

Alias
LUNGCHIDO.ACPARMUK

Titular
Miguel Angel Cabrera

Comentarios