Deportes

Editorial Pincharrata: Temporada para el olvido

08 Dic, 2020 Leonel Sánchez Alpino

Estudiantes finalizó último en su grupo y sin un solo gol a favor en los seis partidos que disputó. El análisis de una de las peores campañas en su historia.

Por Francisco Gil.

Para el olvido es un decir, ya que, si quiere mejorar, el equipo de Leandro Desábato deberá aprender de sus errores, y entonces sobra tela para cortar. Pero la única manera de dejar atrás esta paupérrima campaña es consiguiendo mejores resultados que hagan olvidar todo este trago amargo que fue el, dicho sea de paso, improvisado torneo –ahora llamado– Diego Armando Maradona.

Estudiantes ahora se encuentra en la Zona Complementación, es decir, la ronda de perdedores, donde el mejor de esta se enfrentará al subcampeón del torneo por un lugar en la Sudamericana, torneo al que, si el elenco albirrojo sigue como está, es mejor no clasificar, para no arriesgarse a marcar otra histórica racha negativa.

Y no es para menos: Está a un partido de su peor marca sin conseguir triunfos, acontecida en 1955, habiendo ascendido hacía poco, por los viejos torneos largos. En este torneo post pandemia disputó seis partidos, de los cuales sólo empató dos, ambos por cero a cero, y no convirtió en ninguno. Perdió en su propia cancha –con Argentinos Juniors y Aldosivi–, donde sólo pudo ganar una vez  de las ocho en las que se presentó desde su inauguración hace un año. 

Ayer el equipo volvió a caerante Argentinos Juniors, por el mismo resultado que en la ida, esta vez en el barrio porteño de La Paternal. Sigue llamando la atención cómo con muy poco todos sus rivales se llevan los tres puntos. En este caso, el gol del Bicho vino por un error de Nicolás Bazzana, que tras calcular mal un rechazo de cabeza, tuvo que cometer una falta peligrosa para frenar un mano a mano, que le pudo haber costado la expulsión, a los tempranos ocho minutos del partido. A raíz de esa falta, y con jugada preparada mediante, el local anotó el único gol del encuentro, a cargo de Elías Gómez.

El fastidio de la gente es lógico. No sólo por ver a un club como Estudiantes en una zona donde participan “los peores”, ni por tratarse de un público “exigente”, sino porque la actitud del equipo, sostenida el tiempo que lleva, no es normal en una institución profesional de esta talla. De hecho, al revés de pensar en que es un público exigente, puede verse cómo algunos bajaron la vara: sólo piden gritar un gol.

El técnico y su ayudante Rodrigo Braña ya probaron todo. Sin la idea de principio de año (e ideal) de contar con Gastón Fernández, Marcos Rojo y Javier Mascherano, ahora el Chavo, apostó por los jóvenes que conoce de su paso por reserva, pero tampoco. Es para destacar el rendimiento de David Ayala y las apariciones del futuro jugador del Manchester City Darío Sarmiento (quien hoy no jugó). Preocupan, también, la reiteración de errores de jugadores como Lucas Rodríguez y Leandro Díaz, quienes fueron sustituidos en el complemento. 

Con cuatro derrotas, dos empates, y sin goles a favor, luego del sorteo realizado después de su caída anoche, se sabe que Estudiantes deberá enfrentar, ahora a partido único, a Newell’s, Racing, Velez, Godoy Cruz y Central Córdoba, donde sólo hará de local con este último y con Racing (con quien ya perdió 2-1 en 1 y 57). Tanto La Academia como Vélez se encuentran en fases finales de Copa Libertadores y Sudamericana, respectivamente.

Por nombres, parece hasta un grupo más duro que el inicial, a pesar de que se trate de los “peores” del torneo. Desábato puede verlo como la prueba final para el equipo, para intentar redimirse y mejorar la preocupante imagen que viene dando Estudiantes partido a partido, siendo cada enfrentamiento un nuevo desafío, teniendo en cuenta la jerarquía de los rivales que le tocaron.

Comentarios