Deportes

Gimnasia va en buen camino

16 Nov, 2020 Leonel Sánchez Alpino

El Lobo perdió en su último partido contra Huracán, pero volvió a demostrar cosas interesantes y el trabajo que viene desde hace un año de la mano de Diego Maradona y Sebastián Méndez comienza a dar sus frutos.

Por Tomás Torti.

Gimnasia encara una nueva etapa en lo deportivo. Con la eliminación de los descensos, el Lobo se sacó un peso importante de encima que lo deja con la oportunidad de dejar de mirar la tabla de promedios y apuntar a objetivos más acordes al plantel que armó el cuerpo técnico compuesto por Diego Armando Maradona y Sebastián Méndez.

Actualmente, y desde que se reanudaron los entrenamientos y el torneo, el encargado del primer equipo es el Méndez, debido a que Maradona se encuentra en recuperación tras estar nueve días internado por un hematoma en la cabeza que requirió de una intervención quirúrgica. Por el momento, Diego no se hará presente ante el equipo, pero eso pasa al segundo plano, ya que la prioridad de los jugadores y sus duplas técnicas es que continúe su recuperación.

Pero es cierto que Diego influyó y mucho en este equipo que comienza a formar una identidad y una forma de juego, que apuesta a jugar los partidos de una forma y mantenerla pese a los resultados, algo que no se veía hace mucho tiempo en el Lobo. Con la llegada del astro, Gimnasia incorporó a jugadores de renombre en el fútbol argentino y formó una estructura con otros refuerzos necesarios, tales como Jorge Broun, Paolo Goltz, Marcelo Weigandt, Harrinson Mancilla y Lucas Barrios, entre otros.

Lo anímico y la confianza dentro de un plantel de fútbol es muy importante, ya que ayuda a enfrentar situaciones adversas y remediarlas en el momento justo para lograr quedarse con el objetivo. En Gimnasia, desde que llegaron Maradona y el Gallego, los ánimos son otros. Y dentro de la cancha se nota, ya no se ve un equipo que se desarma ante un gol del rival y mucho menos que se dé por vencido, como ocurrió ante Vélez (pasó del 0-1 al 2-1 parcial) y este último frente a Huracán (logró empatar el cotejo en dos ocasiones).

Esto resume las buenas noticias de Gimnasia desde que llegó Maradona al equipo. Se eliminaron los descensos (que es cierto que no fue por mérito de Diego, pero donde hay un Dios hay milagros), se armó un plantel con nombres importantes y los ánimos son otros dentro de la cancha. Con estos aspectos ordenados, es posible comenzar un proyecto.

Y es lo que Sebastián Méndez quiere para este Gimnasia. El entrenador juntó experiencia y juventud y la utilizó para armar un equipo que presiona arriba, que incomoda al rival y le cierra los espacios, que aprovecha a sus laterales jóvenes y veloces como lo son el jugador cedido por Boca, Chelo Weigandt, y Matías Melluso, promesa de inferiores, y ataca por los costados con jugadores de buen pie como Matías García y la velocidad de Johan Carbonero y que se ven acompañados por el enganche José Paradela, con una explosión necesaria para el equipo. Todo el juego pasa por quien hoy es su figura más importante: Víctor Ayala.

El paraguayo llegó en 2018 con Pedro Troglio como entrenador, pero no pudo tener continuidad y su juego estaba muy lejos del que había mostrado en Lanús. Además, estaba bajo el ritmo físico que demanda la Primera División. Era un jugador a recuperar y más de una vez se habló de su salida al no encontrar un rumbo.

Fueron Maradona y Méndez quienes recuperaron a Ayala y le dieron la responsabilidad, bien asumida por el mediocampista, de ser la bandera del equipo, para distribuir el juego y llegar al área por el centro con el objetivo de ser un arma más en el ataque. A tal punto de llegar a un nivel similar del que tenía en el Granate.

Gimnasia va en buen camino, quizá los últimos dos resultados y algunos aspectos del juego inquietan, pero hay que recordar que este es un torneo donde no hay perdedores, es simplemente una serie de partidos que permiten que la competencia continúe, y es el momento ideal para ajustar piezas que construyan un equipo competitivo, serio y comprometido, algo que el club le debe al hincha hace mucho tiempo.

Comentarios