UNLP

Investigadores del CONICET La Plata descubren el rol anticonvulsivo del Cannabis

01 Jun, 2024 Facundo Benitez

Un equipo de investigación pudo comprobar la capacidad del cannabidiol para inhibir la acción de una proteína que regula la actividad eléctrica del cerebro.

De esta manera, el trabajo aporta nueva evidencia sobre el potencial terapéutico de los cannabinoides sobre varios trastornos, entre ellos la epilepsia.

El cannabidiol (CBD) es uno de los principales compuestos bioactivos del Cannabis sativa. Es utilizado tanto purificado como a modo de componente de los aceites de Cannabis para el tratamiento anticonvulsivo en personas con diversos tipos de epilepsia resistente a las terapias tradicionales. La eficacia del CBD para controlar las convulsiones es conocida, pero no así todos los mecanismos de acción que la disparan. En ese marco, un equipo de investigación del CONICET La Plata acaba de publicar un artículo científico en la revista Journal of Natural Products en el que comunica la identificación de una de las posibles fuentes de la actividad anticonvulsiva del compuesto, que radica en el bloqueo del canal BK, una proteína presente en la mayoría de las células del cuerpo que se encargan de regular diversos procesos biológicos, entre ellos la señalización eléctrica del cerebro y el sistema nervioso central.

El trabajo del equipo de investigación, compuesto por científicos y científicas del CONICET que se desempeñan en el Instituto de Estudios Inmunológicos y Fisiopatológicos (IIFP, CONICET-UNLP-asociado a CICPBA) y el Centro de Investigaciones del Medioambiente (CIM, CONICET-UNLP-asociado a CICPBA), aporta nueva evidencia acerca del potencial terapéutico de los cannabinoides sobre diversos trastornos, entre ellos los distintos tipos de epilepsia.

Según Pedro Martín, investigador del CONICET en el IIFP y director del proyecto, “una de las cosas más llamativas del CBD es su baja afinidad por los receptores cannabinoides” localizados en distintas partes del cuerpo e involucrados en diversos procesos fisiológicos como el apetito o la sensibilidad al dolor. “Debido a esa baja afinidad, está aceptado que su actividad anticonvulsiva depende de otros mecanismos que no involucran a estos receptores. De allí, que existen varios reportes de su actividad sobre canales iónicos del sistema nervioso central. Nuestro aporte en este trabajo fue demostrar que es capaz de bloquear el canal BK, que desempeña un papel clave en la forma y frecuencia de los potenciales de acción de las neuronas, es decir su señal eléctrica de comunicación. Al inhibir el canal, podría bajar la excitación de las neuronas y atenuar las convulsiones”, apuntó.

Asimismo, el experto destacó que “el canal BK no es el único sitio que puede explicar el efecto del CBD en el sistema nervioso central. Hay muchos artículos que demuestran que puede modular otros canales iónicos, dando la idea de que es por una sumatoria de efectos en múltiples canales, pero nuestro hallazgo más interesante es que la concentración de CBD que utilizamos para inhibir el canal BK es realmente baja, por lo que es muy probable que este mecanismo participe en la actividad del CBD a nivel del sistema nervioso central”.

Comentarios