Internacional

Uruguay ya tiene a sus candidatos presidenciales

01 Jul, 2024 Leonel Sánchez Alpino

La fórmula del Frente Amplio será Orsi-Cosse, mientras que el delfín de Lacalla Pou, Delgado, ganó la interna de los blancos. Ojeda, el más outsider de su fuerza, se queda con la candidatura colorada.

Uruguay definió este domingo las candidaturas presidenciales que competirán en las urnas el próximo 27 de octubre. En el opositor Frente Amplio, ganó el ex intendente de Canelones, Yamandú Orsi, quien rápidamente anunció que su principal rival, la jefa del gobierno municipal de Montevideo, Carolina Cosse, será su compañera de fórmula. En el partido oficialista, el Nacional -o más conocido, como los blancos- se impuso muy cómodo el delfín del mandatario saliente Luis Lacalle Pou, Álvaro Delgado, mientras que entre sus aliados colorados se declaró victorioso el más outsider de esa fuerza, Andrés Ojeda.

El opositor Frente Amplio

Era una de las internas más competitivas, pero también en la que más esfuerzo hubo por mantener la unidad. Cerraron la campaña los tres precandidatos juntos y el domingo por la noche, cuando aún no se conocían los resultados definitivos, Orsi y Cosse oficializaron la fórmula. El primero obtuvo más del 61% de los votos, mientras la segunda rondó el 34%.

"Es un gusto presentar a nuestra compañera Carolina Cosse", dijo Orsi y, a su lado, Cosse respondió con lo que fácilmente podría convertirse en el slogan o, al menos, el corazón de la campaña electoral que ahora comienza: "Empezamos a volver". La coalición no solo cerró filas sin fisuras, sino que además superó el umbral que se había autoimpuesto y recolectó más de 430.000 votos.

El Frente gobernó durante tres mandatos y perdió las elecciones a finales de 2019 frente a Lacalle Pou. Cinco años después, el mandatario termina con una alta popularidad, pero como no existe la reelección inmediata en el país vecino, no puede presentarse y espera transferir su apoyo a su delfín. En ese escenario, la centro-izquierda uruguaya tiene esperanza de recuperar la mayoría en las urnas y volver al poder.

"Honestidad es ser intransigentes con la corrupción", propuso Orsi en su discurso de victoria y agregó: "Perdemos todos si barremos permanentemente abajo de la alfombra". Según el ahora candidato, existen serios problemas de educación, seguridad y salud, y el oficialismo solo propone "gobernar para unos pocos".

El oficialismo blanco

La interna del partido de Lacalle Pou era más cantada ya que la popularidad del mandatario es incuestionable. Por eso, su delfín, ex mano derecha y ex ministro de Gobierno, Delgado, ganó casi sin despeinarse, con más del 76% de los votos. Toda su campaña giró en torno a la continuidad, a un segundo tiempo del mandato que termina a principio del año próximo. Y todo indica que la campaña que comenzará ahora para los comicios generales será igual: subirse a la imagen pública del actual mandatario.

La incógnita ahora es quién será su compañero o compañera de fórmula. La precandidata que quedó segunda en la interna blanca fue la economista y empresaria Laura Raffo, con casi un 19% de los votos. En su entorno, sin embargo, existen dudas de que lleguen a ser parte de la fórmula presidencial y esperan con ansias que Delgado salga a hablar. 

El outsider colorado

Ojeda fue el primero en hablar una vez que se conocieron las primeras tendencias oficiales. Salió triunfante con su más del 40% de apoyo. Le agradeció a la "barra militante, a los que creyeron desde el primer día" y a "los que empezaron a creer hoy". "Mucha gente empieza a creer hoy", se lanzó de una en la campaña que comienza a partir de ahora.

Se autodefinió como el precandidato por el que "nadie daba dos cobres" porque era el único de la interna que no venía de ocupar cargos importantes en la amplia coalición de Gobierno que encabezó Lacalle Pou estos años, que incluyó desde blancos, colorados hasta la extrema derecha pro militar de Cabildo Abierto. Él, en cambio, proponía un recambio para esta fuerza.

“Esto trasciende al partido y a la coalición, aquí no hay un candidato de un partido de 40 años hace mucho tiempo. Esto es histórico para el Uruguay, aquí hay un partido colorado que hoy da un paso de máxima renovación. (El Partido Colorado) sale de un liderazgo de casi 90 años para cambiarlo por uno de 40, darle futuro y esperanza a una colectividad que necesita, y a una coalición que nos necesita como el aire”, celebró esta noche.

Comentarios